jueves, 15 de marzo de 2007

El valiente vive hasta que el cobarde quiere

Weeeno, pues esta anécdota me da algo de oso contarla... pero ahí les va!!!!

Cuando iba en segundo de secundaria a parte de mis amigas de la escuela, tenía una vecina con la que salía a jugar y a platicar (cuando me daba mis escapadas), esto era en frente de la casa de mi abuelita; ya fuera que ella me buscara o yo, Ashanti se distinguía por tener un carácter fuerte y muuy bromista, me hacía reír todo el tiempo, hasta formamos un “club” de amigas que se llamó “las estrellas” jua jua, que oso!!! Con cancioncita para saludarnos y todo el rollo, credenciales y demás ridiculeces; a pesar de que siempre se tenía que hacer lo que ella decía nos llevábamos bien, hasta que empezamos a crecer y por tanto a interesarnos en el sexo opuesto. Frente a la casa de mi abuela había una imprenta y ahí había un ejemplar que nos llamaba la atención a las dos, cuando lo veíamos pasar hacíamos comentarios de lo bien que se veía, quiero suponer que su oficio no era muy cómodo y que por eso siempre llevaba la misma ropa, para no ensuciarla (yo quiero pensar eso), por esa razón le pusimos “el místico”, no sé si recuerdan que en la novela de María la del Barrio la antagonista “Mística”, una pelirroja de cabello ondulado, siempre andaba con un vestido negro brilloso y su closet estaba lleno de vestidos iguales!!! jejeje, bueno por eso le pusimos así a este niño de aproximadamente 18 años; para ese entonces yo ya tenía 15, weeeno, pues en una de esas ocasiones en las que pasaba frente a nosotras nos saludo y se presentó, todas chiveadas le dijimos: “Hola yo soy Ashanti, hola me llamo Alejandra”, de ahí cada que nos veía nos saludaba, hasta que no sé que día empezamos a platicar y a hacernos amigas de el, cuando llegó la fiesta de mi pueblo se me declaró, siii!!! Me pidió que fuéramos novios y yo obviamente le dije que si, era todo un caballero, atento, risueño y muuuy romántico, pero ese fue el acabose con mi amiga, que a partir de ese momento, se la pasaba haciendo comentarios muuy malintencionados y de mal gusto, hasta que un día yo accidentalmente le ensucie su pantalón con salsa de unos chicharrones que me estaba comiendo y ella agarró y metió su dedo en la bolsita, lo sumergió en el chile y embarro mis jeans, la quería matar!!! Me enfurecí y le dije ¿qué te pasa? y me metí, ya no hablé jamás con ella, hasta que un día entré a la casa de mi abuela y mi mamá estaba enojadísima, me dio una cachetada horrible y yo con cara WhAt?, volteo y vi que ahí estaba Ashanti; que se encargó de pasarle todos los pormenores de mi vida a mi mamá, que me salía sin permiso, que tenía novio, que ya había probado el cigarro, y un largo etc., mendiga vieja!!! pues mi mamá me puso una que no les quiero ni contar.

1 comentario:

Juan Carlos Morgado dijo...

wow


Ashanti estaba Celosa al máximo


se moria de envidia ...


Que tengas una buena semana
Un abrazo
;)