jueves, 15 de febrero de 2007

JULIO II

Cuando hablamos con mi mamá para informarle que estaba embarazada y que nos casaríamos muy pronto, Julio le dijo que quien asistiría a la boda sería su hermana mayor, ya que si les avisaba a sus papás, ellos se opondrían terminantemente y que sería mejor no tener problemas por ello, se empezó a llevar su ropa poco a poco a mi casa, ya tenía bastantes cosas ¡ah! y una bicicleta. Me molestó el hecho de que no enfrentara la situación, que no fuera lo suficiente responsable para hablar con sus papás y que tratara de darle a su nueva familia (el bebé y yo) poco respeto al tratarnos como si fuéramos un secreto que nadie debía saber, además de actuar con muy poca responsabilidad al querer salirse sin avisar de su casa, como si fuera un prófugo, todas esas razones me hicieron decidir que no quería una persona así a mi lado y así fue. Quería que mi bebé tuviera a su papá aunque no fuéramos pareja, pero con todas sus acciones el mismo renunció a ese derecho y deber.

Pasaron algunos días, ya me había dado cuenta que no era una pelea más, ya era definitiva la ruptura y debía hablarlo con mi familia. No sabía como empezar, me sentía un tanto angustiada pero a la vez tranquila, era una sensación extraña, el embarazo me hacía sentir otra persona, más madura, más decidida y sabía que así debía afrontar la situación. Hablé con mi familia, les informe de mi decisión y que así como veía las cosas Julio no regresaría, para mi sorpresa todo mundo me apoyó; a pesar de haberme quedado sin empleo poco tiempo antes y de no tener ni un solo centavo en la bolsa, me sentía tranquila y fuerte.

Pasó un mes y Julio fue a buscarme, apenas lo había recibido cuando se escuchó el claxon de un coche en frente de mi casa, el se asomó al barandal, reconoció el coche y sin decirme ni media palabra salió, se encendió el motor del coche y ya no regresó. Poco después me llamó por teléfono pero ya no quise contestarle, me parecía una actitud demasiado cínica, yo quería hablar con el pero de frente.

El embarazó se me notó hasta los cinco meses, estaba súper flaca apenas y se me veía. Un buen día una amiga fue a visitarme y me dijo que estaban dando becas del gobierno afuera de la iglesia, eran para estudiar en un Centro de Capacitación para el Trabajo, en un muy buen horario, te pagarían lo que sería la colegiatura, el material y los cuadernos, además de darte una ayuda económica. Fui, llené la solicitud, deje mi documentación pero nunca me llamaron. La razón?? Que cuando me entrevistaron dije que estaba embarazada. Me desanimé un poco, pero mi amiga me dijo: Empieza el lunes, ve, ellos ya tienen tus documentos y si no te dicen nada, pues ya la hicimos. Con todos los nervios del mundo me presenté a la escuela, y nadie se dio cuenta, ni siquiera que estaba embarazada, hablé con la maestra y le explique mi situación, y me dijo ¡¡¡ que no había ningún problema!!! Me sentí súper feliz, el curso era de Secretariado con Computación y duraría aprox. unos 3 meses.

Todo el tiempo traté de asumir una actitud madura y fuerte, pensaba que lo mejor era seguir adelante, que lo que mas deseaba era vivir tranquila y darle esa tranquilidad a mi bebé. Sin darme cuenta reprimí muchos sentimientos y con el tiempo hicieron estragos en mi salud, comencé con suaves contracciones, pero además de eso con una depresión muy fuerte que un día me hizo ya no desear ni levantarme de la cama, llore mucho, no por el gusano ese, si no por mi bebé, por mi condición económica, no tenía dinero ni para el parto, ni nada con que recibirlo, me dolió mucho pensar cuanto puede cambiar la vida en un solo instante, y sobre todo que fui muy irresponsable al no cuidarme de un embarazo y que finalmente no quería que mi bebé pagara los platos rotos. Después de desahogarme me di cuenta que era el momento de levantarse, de luchar y trabajar mucho. Continué yendo a la escuela y sacando muy buenas calificaciones.

Un día que regresaba de la escuela sonó el teléfono, era una amiga para darme “las buenas nuevas”: De qué crees que me enteré, que Julio se fue con una chica a hacer su internado, están viviendo juntos. La noticia me cayó como bomba, me sentí muy mal, aunque traté de hacer tripas corazón, todo sonaba lógico, sus visitas comenzaron a hacerse espaciadas, pero lo mas evidente era eso, que desde antes ya andaba con otra.

Cuando éramos novios, yo me daba cuenta que tenía una amiga que lo buscaba mucho, le llamaba muy seguido, y también lo visitaba a menudo, no me disgustaba, yo la conocía y me caía muy bien, además ella sabía de nuestro noviazgo y a parte …. Y a parte la veía TAN insignificante, que jamás me imaginé que en mis narices, me ponían el cuerno.

Todavía recuerdo que en el tiempo que estuvimos separados un 15 de septiembre llegué de trabajar y la encontré muy sentada en el comedor de mi casa junto con la hermana de Julio, entré, las saludé y me dijeron que iban pasando por ahí y se detuvieron al ver que había fiesta en mi casa; me imagino que fueron a cerciorarse de que Julio no estuviera conmigo.

Ella estudiaba en la misma escuela que el, de muy buena familia; había veces que al regresar de una fiesta la pasábamos a dejar a su casa, hasta nos invitaba a pasar y nos ofrecía algo de beber. Nunca, nunca me imaginé que fuera tan vil como para hacerme lo que me hizo. Cuando estalló la bomba en su casa y se enteraron de mi estado, ella no tuvo ningún empacho en apoyarlo y seguir con su relación.

10 comentarios:

Liz dijo...

hayyyy... dame la dirección del tal Julio y voy a partirle su mandarina en gajos... bueno, mando darle una calentadita!!

Ay que coraje me dan ese tipo de personas. Mi prima tuvo su bebe y el "macho engendrante" (porque no se merece el 'papa) ni se dignó a aparecer, me cae que cuando lo vea desquitaré toda mi furia jejeje.

En fin... espero a leer la continuación.

Litio dijo...

Lo bueno es que te diste cuenta a tiempo, verdaderamente no puedo entender que haya gente tan irresponsable y patán como este tipo.

Saludos

alejandra dijo...

Liz: Claro!! No se les puede llamar de otra forma, en fin, me indigna en demasía que pasen este tipo de cosas.

Litio: Me sorprende de igual forma el grado de irresponsabilidad de este personaje, ¡que grado de inconciencia siendo un profesionista y médico a parte!

Gwen dijo...

Si lees el mensaje que te deje en el post anterior comprenderas este... ves lo que te comento de que cuando una persona es nefasta y no valora una relacion hagas o dejes de hacer cosas te fallara algun dia.

Ese tipo de gente lo mejor es que salio de tu vida y tu tuviste la dignidad de apartarlo y estar sola , con limitaciones pero al fin libre de gente que no vale la pena.

Nancy Karina dijo...

PERO QUE POCA MADRE DE WEY...
EN SERIO!! APOYO A LIZ, DINOS DONDE LO ENCONTRAMOS Y LE PONEMOS UNA JODA DE SU TAMAÑO...

YO TENÍA ENTENDIDO QUE LOS MEDICOS, ERAN UN POCO MÁS HUMANOS Y CONCIENTES DE SUS ACTOS, PERO...

ASH! ESPERAMOS LA CONTINUACIÓN... RECIBE UN FUERTE ABRAZOTE Y ESPERO QUE NOS CONOZCAMOS PRONTO :)

alejandra dijo...

gwen: Tienes mucha razón, pero aun así, para mi siempre será mejor externar lo que no me gusta. Aunque parezca que el respeto a tu pareja es mas que explícito, muchas veces ellos creen que hay cosas que no te molestan cuando es todo lo contrario; con peras y manzanas es mejor explicar lo que no te gusta, así no hay nada de malentendidos.

Nancy: Nadamas hay que organizarnos y le podemos su madrina al Julio, jua jua jua. Yo tambien tengo muchos deseos de conocerlos, espero sea pronto saludos.

chochos35 dijo...

Me asombras y te admiro

Un fuerte abrazo y un afectuoso besito.

Mis respetos

Eljudio dijo...

Hola Ale!! la verdad que de cierta manera que bueno que un PEND como el este fuera de tu vida. Y ni te preocupes que la vida le hara pagar caro lo que hace. tu dedicate a tu bebe, a salir adelante y ya vez qye te ira super bien. Y gracias por visitar mi blog. UN ABRAZOTE

Vicky dijo...

A mí lo que me da tristeza en mi caso, por ejemplo, es que mi hija casi no quiere verlo y ponle que se lo merece pero que triste no querer a tu papá.

Anónimo dijo...

Si, a veces hay ciertos hombres que nos descepcionan de una manera enorme..
Mi caso fue muy muy parecido al tuyo, solo que él sí se caso con la amiga con la que andaba...
Despues de un tiempo empezo a buscar a mi nena.. y el proceso aún duele un poco.. pero es muy cierto lo que dices.. "si la vida te da limones, hay que hacer limonada y tratar de ser muy muy fuertes, como mamás, como mujeres y amarnos a nosotras mismas y a nuestras nenas...